SASEGO

¿Alguna vez has considerado qué sucedería con tu familia o tus seres queridos si de repente no estás allí para apoyarles? Aunque esta no es una pregunta que nos guste contemplar, es importante planificar el futuro y asegurarnos de que nuestras familias estén protegidas financieramente. Aquí es donde entra en juego el seguro de vida.

¿Qué es un seguro de vida?

El seguro de vida es un contrato entre una persona (el titular de la póliza) y una compañía de seguros, donde el asegurador promete pagar una suma de dinero a los beneficiarios designados por el titular en caso de su fallecimiento. A cambio, el titular paga una prima periódica o en un pago único, dependiendo de los términos del contrato.

Tipos de seguros de vida

Existen dos tipos principales de seguros de vida: el seguro de vida a término y el seguro de vida permanente.

  1. Seguro de vida a término: Esta es la forma más sencilla y generalmente la más asequible de seguro de vida. Proporciona cobertura por un período de tiempo específico, por ejemplo, 10, 20 o 30 años. Si el titular de la póliza fallece durante este período, la compañía de seguros paga el beneficio de muerte a los beneficiarios. Si el titular de la póliza sobrevive al término, la póliza simplemente termina.
  2. Seguro de vida permanente: A diferencia del seguro a término, el seguro de vida permanente proporciona una cobertura de por vida. Además de la prestación por fallecimiento, este tipo de seguro también incluye un componente de ahorro o inversión, conocido como valor en efectivo. Este valor puede crecer con el tiempo y el titular de la póliza puede incluso pedir prestado contra él. Los seguros de vida permanente incluyen seguros de vida entera, seguros de vida universal y seguros de vida variable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *